miércoles, 7 de noviembre de 2007

DESCUBRIMIENTOS



El Camino te lleva a donde tú quieras ir, como tú quieras ir y con quien quieras.
Descubres senderos, angostos y antiguos, perdidos en la geografía olvidada y abandonada de los pueblos. Sin los cientos de miles de peregrinos que mantienen con sus huellas abiertos los caminos no habría conocido Burguete, Puente la Reina, Los Arcos, el bosque de Montes de Oca, la meseta pura y dura, los rebaños y pastores de Castilla caminando como siempre por sus rectas infinitas. Aire, sol, frío y un pueblo fantasma: Foncebadón. La vida allí es un espejismo, son los peregrinos que pasan los que mantienen en pie lo poco que queda; entre las ruinas sólo el hermoso y rojo serbal campea a sus anchas y los dos habitantes, una madre y su hijo, que desafian el paso del tiempo cuidando sus vacas, sus cabras, gallinas y gansos mantienen el fuego del lar encendido.

1 comentario:

María dijo...

Te está quedando un blog de lo más literario y viajero. ¡Precioso!
Besos