viernes, 28 de noviembre de 2008

belleza enmarcada

esta vez no debería escribir nada. Con semejante paisaje las palabras se quedan pobres, vacías...¿hablas de la luz ?, ¿ de las montañas de caliza nevadas ?,¿ de los frutos rojos, rojísimos del piracanta ?,¿ de la nieve inmaculada que rodea las aguas del pantano ?, o ¿ de esa niebla algodonosa que parece invitarte a tumbarte sobre ella y contemplar extasiado los 360º más espectaculares que puedas imaginar ?. De verdad que no lo sé, esta foto logró dejarme muda....unos instantes, no temáis...y entonces decidí hacerle un homenaje al fotógrafo, pues no es una foto mía. La mandaron Paco y Natacha desde el Refugio de Riaño. Paco es "el maestro", él dirá que las tiene mejores, que a ésta le falta o le sobra no sé qué; pero sinceramente creo que se lució y me gustaría compartirla con todos los que leen este blog.
Si los pingüinos de María se encontrasen en este paraje seguro seguro que se acordaban de volar.
Este sitio tiene la mágica propiedad de hacerte sentir vivo.
No deberiáis perderlo, el paraíso puede estar más cerca de lo que imagináis.

8 comentarios:

Natacha dijo...

Tu te has quedado muda, y yo sin palabras.....(va a ser contagioso)
El Autor de la foto, tiene que meditar sus palabras.... pero gracias y gracias......
Besos

Helenita dijo...

Muy guapo!

Anónimo dijo...

Sin comentarios por respeto a la naturaleza!
Besos
Charo

Salitre dijo...

Precioso... Qué bien me vendría un poquitín de esa nieve pa los calores que tenemos por aquí... ¡Hace una falta que llueva!

obaobab dijo...

guao!!!!
sé que te mueres de envidia por no haber sido tú la que estaba detrás de la cámara!!!
algún día sacarás fotos así...

Ginger dijo...

¡Ohhhh!¡Preciosa! y... tienes razón, poco se puede decir con semejante estampa...

Obaobab, a mí también me gustaría hacer fotos así.

Salitre, mándanos un pocu de calorín p´aquí, o mejor dicho, traelo contigo, que falta nos hace!

Tiny Dancer dijo...

el paraíso lo tenemos en casa.

a veces necesitamos ojos ajenos para hacernos ver lo que tenemos a sólo unos minutos en coche o en bicicleta.

el otro día puse fotos de asturias en clase y mis chicos se quedaron con la boca abierta al ver las montañas (y no será porque ellos no tienen paisaje).

y hoy, mi jefa -- que es también poeta --, me dijo una cosa que me hizo acordarte: ¿viste la nieve en la montaña que parece que la cubrieron de plumas blancas?

me gustó el término plumas, porque siempre hablamos de algodón, y efectivamente, hoy la montaña -- aquella que se ve desde mi oficina -- no estaba cubierta de algodón, sino de plumas de almohada desperdigadas.

en nada, nos vemos.

Tiny Dancer dijo...

*acordarme de ti, que no acordarte.