domingo, 4 de noviembre de 2007

Camino de Santiago


El mito de O Cebreiro ha caído, más bien lo hemos levantado, más alto de lo que en realidad está.
Es una etapa preciosa, desde Trabadelo por el valle del río, pasando por pueblos como Ambasmestas, Vega de Valcarce, Las Herrerías, aquí comimos un queso de cabra exquisito y ya nos metimos por el camino que sube incesante 8km. Es noviembre,3, pero el día es de verano total, sin una nube el sol aprieta a mediodía, pero todavía nos queda la sombra de los castaños y robles que están a punto de perder sus hojas y quieren despedirlas a lo grande: es un festival de color; cuando pasas La Faba y miras hacia atrás, las pizarras de los tejados lanzan destellos de luz. Por eso cuando llegas a lo alto del Cebreiro te apena dejar atrás tanta belleza, el cansancio de las piernas no es lo importante, disfrutas cada instante de tu corta estancia en ese mágico lugar.

1 comentario:

María dijo...

¡Bienvenida al mundo de los blogs! Seguiré atentamente el desarrollo.
No escribo más que estoy en el curro.
Besos